PH: Silvia Galdi

ENTREVISTA

Martín Ruiz: "En el teatro musical se le está dando cada vez más importancia al texto"

"Es un año de mucho trabajo, y trabajo lindo, que está bueno también porque eso es algo que no se da siempre", dice Martín Ruíz, protagonista de dos de los musicales más exitosos de la temporada: A Chorus Line y Forever Young. Sentado en el sector VIP del Metropolitan Sura, el actor conversa mano a mano con VIVO sobre las dos obras en las que tiene el placer de trabajar. "Por suerte les está yendo bien a las dos, que no es algo fácil, así que estoy disfrutando a pleno".

Hacés funciones de Forever Young lunes y martes y de A Chorus Line de miércoles a domingo, ¡No tenés ni un día de descanso!

¡No! La verdad es que si tuviera que poner el cuerpo toda la semana como lo pongo en Forever, capaz no podría. Dejo todo lunes y martes con el viejo, y de miércoles a domingo estoy con Zach que es más aplacadito, más de mi edad. El personaje de Chorus me permite tener un pequeño descanso, porque pongo la voz y el cuerpo desde lo actoral, pero no desde lo coreográfico o vocal. Igualmente trato de pasar mis días tranquilo, a la mañana duermo y a la tarde me voy acomodando para hacer las cosas de la vida misma, pero con calma.

Cuándo aparecen dos obras como estas, ¿Lo pensás antes de aceptar este ritmo o decís que sí para aprovechar a full la temporada?

La verdad es que lo pensé, pero no demasiado. Eran dos personajes que encajaban perfecto porque ninguno le quita energía al otro. No es que termino completamente agotado. Lunes y martes es un lindo cansancio, y el resto de los días termino menos agotado. Estoy mucho en mi casa además, que para mi es importante porque me ayuda a desconectarme y no estar con tanto ruido, lo que es ideal para llevar este ritmo.

A Chorus Line arrancó con una temporada exitosa en el Maipo y terminaron mudándose al Metropolitan, ¿Cómo fue el cambio?

La verdad es que llegamos y estaba todo impecable. El MET es un teatro hermoso, sumamente cuidado y mantenido. Se nos recibió de manera muy hermosa, hubo que adaptarse a un nuevo escenario, pero bien. Además coincide con que es un teatro en donde hay tres musicales grandes esta temporada, uno arriba y dos abajo, y eso está muy bueno.

¿Qué sentís al volver a protagonizar una obra junto a Laura Conforte después del éxito que fue Casi Normales?

Es un placer, ahora estamos más tranquilos que en Casi Normales, aunque más peleados. ¡Ya no somos un matrimonio que se ama y trata de salir adelante! Está bueno cuando conocés mucho a la persona con la que tenés que actuar porque todo fluye de una manera muy hermosa, y con ella tenemos una gran conexión. En la vida somos muy amigos, y además nos llevamos muy bien en el escenario. Jugamos todos los días a que es la primera vez, estamos muy dispuestos a las propuestas del otro. Las escenas no son las mismas todos los días, estamos muy conectados con lo que tiene que ver con nuestros personajes y con lo actores.

PH: @fiochy.m

¿Y cómo fue el reencuentro con todos los chicos de Forever Young y con la obra después de tanto tiempo?

Estrené Forever en el 2012 y a mediados del 2013 me fui, así que hace cinco años que no la hacía. Fue hermoso volver al Picadero y a esta obra increóble. Cuándo me llamaron pude ver el video, que no lo había visto nunca, y me encantó. Me reencontré con el material con mucha felicidad, porque me di cuenta otra vez que la obra es una hermosura, que si bien viene de afuera acá generamos una versión muy interesante y muy nuestra. Reencontrarme con todos los actores fue un placer, y además volvemos con otra edad, porque pasando los 40 uno empieza a ver las cosas diferentes y a vivir todo de otra manera.

¿Qué desafío te presenta cada personaje?

Zach, de A Chorus Line, es un personaje que el desafío lo tiene en el hecho de que está en la platea casi toda la función. Tengo que conectar con mis compañeros que están en el escenarios, generar esa realidad que sucede y que el público se sienta parte. Es un personaje que está muy presente en lo que pasa, y no me tengo que relajar aunque el público no me esté mirando todo el tiempo, porque tengo que estar presente para todos los que están sobre el escenario. El viejo para mí me trae el desafío de no pensar. Forever es una obra para jugar, no tengo que darle lugar al pensamiento sino dejar que todo fluya y pasarla bien, porque eso hace que el público la pase bien también.

Hablando de personajes, ¿Cuáles son los que más te marcaron en tu carrera?

Y... La bestia de La Bella y la Bestia me marcó porque fue el primer desafío a nivel protagónico, y además era ese protagónico. Fue entrar en el mundo de Disney, meterme adentro de este ícono que un personaje lejano porque no existe en la vida real, ponerme ese traje y vivir esa situación tan particular. Para mí es uno de los más importantes. Después Dan de Casi Normales por la profundidad, el nivel de compromiso y lo exigente de la obra y de la partitura. En tercer lugar tengo dos que compiten codo a codo: Fideo Fino, el personaje que me hizo ganar un premio Hugo el año pasado y que está cabeza a cabeza con el viejito de Forever, por esto de permitirme jugar.

¿Y qué personajes te gustaría hacer si pudieses elegir?

Siempre digo que me gustaría interpretar a alguno de los adultos de El Rey León: Scar, que me llevaría a probar el malo que es algo que no hice mucho, o Mufasa. Ojalá en algún momento venga a la Argentina y yo esté... y que no tenga 95 años. Me gusta la obra por la magia que genera esa puesta en escena. Hace mucho que no veo cosas nuevas, cómo para decirte otro, pero por suerte se está laburando mucho más sobre el teatro musical y no sobre la comedia musical. Cada vez se le da más importancia al texto, algo que hoy busco. Me gusta el desafío del texto y lo que genera, me gusta que la obra tenga emoción para que la gente pueda conectar con algo verdadero y auténtico, y cuanto más profundo sea allá voy.

- Para más información sobre A Chorus Line, hacé click aquí
- Para más información sobre Forever Young, hacé click aquí

NOTICIAS RELACIONADAS: